La inversión en la acuicultura «Agua».

Publicado por el 27/01/2020. Categoría: Análisis de Investigaciones, Manejo del Cultivo, Rentabilidad

 

Siguiendo la línea de los parámetros para considerar una inversión la acuicultura, esta semana hablaremos del agua, la cual, a todas luces, es necesaria para realizar nuestros cultivos y sin ella simplemente es imposible desarrollar una explotación acuícola.

Existen una cantidad de parámetros a considerar para determinar que un terreno es apto para un cultivo acuícola, pero centrándonos en el agua podemos decir que 3 son los factores más importantes, a saber: su cantidad, disponibilidad y calidad.

En cuanto a la cantidad, es fundamental calcular en tamaño de nuestro sistema, tomando en cuenta los % de recambio necesarios, la tasa de evaporación y los consumos generales necesarios para el desarrollo del cultivo, en base a este número determinamos los requerimientos brutos de agua, este número mágico es el mínimo con el que debemos contar si queremos iniciar un cultivo en determinado terreno; si tenemos planes de crecimiento y expansión es fundamental proyectar el consumo y asegurarnos que tenemos el caudal necesario para cubrir el consumo.

El agua puede provenir de diversas fuentes como nacimientos, pozos profundos o ríos cercanos, pero siempre es recomendable en una explotación acuícola, tener más de una fuente de agua a disposición, o contar con una laguna que sirva de reservorio en caso de sequías o contingencias ambientales, los problemas siempre ocurren y éste es un insumo del cual debemos asegurar el suministro a toda costa.

Siguiendo en la línea, la disponibilidad de agua es otro factor fundamental, el suministro debe ser constante durante todo el año con el caudal adecuado, sobre todo hay que ser cuidadoso en épocas de sequías y considerar la periodicidad climática, revisar los registros climatológicos del área puede dar luces sobre sequías cíclicas o perdida de cauce en ríos o drenaje de las aguas subterráneas que puedan afectar nuestro suministro.

Hablando de la calidad, hay 5 principales factores a considerar: Ph, temperatura, oxígeno disuelto, turbidez y contenido de metales u otros elementos, nuestro suministro de agua representa la sangre del sistema productivo, y la evaluación físico-química de esta es fundamental, por lo tanto, después de asegurar la cantidad y disponibilidad el análisis de una muestra a nivel de laboratorio en distintas épocas del año es el tercer paso que no debemos dejar de lado.

El Ph óptimo para la acuicultura está entre los 6.5 y los 8.5, cada especie tiene particularidades y requerimientos sin embargo podemos decir que este rango contempla una norma general para la acuicultura con algunas excepciones.

En cuanto a la temperatura, existe un rango un más amplio para las distintas especies cultivadas, peces como la truchas necesitan rangos de temperatura de entre 12 a 15°C, por otra parte las tilapias se desarrollan adecuadamente de 28 a 31°C, peces amazónicos como el Colossoma macropomum o el Piaractus brachypomus son más tolerantes a altas temperaturas y se desarrollan adecuadamente hasta los 33°C.

La temperatura debe ser tomada en el nacimiento,  durante el día y la noche con el objetivo de determina la curva de comportamiento y establecer la temperatura promedio, las variaciones no deben ser de más de 4 °C para evitar el estrés y si se presentan variaciones más grandes hay que aplicar tecnología para estabilizar el comportamiento térmico del agua.

El termómetro a utilizar debe tener una apreciación de entre 0 a 50 °C si es de mercurio, si es electrónico el rango de temperatura no debe ser muy alto, entre 0 y 80 °C es el ideal para asegurar mediciones precisas.

Por su parte, el oxígeno disuelto por ser un elemento no conservativo requiere de mediciones constantes como la temperatura, en líneas generales se requiere mediciones por encima siempre de 5mg/l para asegurar una buena calidad del agua y de los organismos, como con la temperatura nuevamente las distintas especies tiene diferentes rangos de tolerancia, pero en líneas generales podemos decir que el rango debe ser superior a 5mg/l para asegurar el bienestar de nuestros cultivos.

El oxígeno y la temperatura son dos factores estrechamente relacionados y ambos sufren variaciones diarias y sus curvas de comportamiento deben ser establecidas con mucha precisión en nuestros cultivos, estos dos factores influyen enormemente en el desarrollo y la alimentación de los peces.

La turbidez y el contenido de los distintos elementos de agua deben ser establecidos y medidos, en términos de turbidez, esta no debe ser de más de 200mg/l de sólidos suspendidos o de 45 a 80 cm de penetración de la luz en el estanque, los elementos adicionales establecidos por análisis de laboratorio deben ser catalogados y estudiados con el objetivo de determinar su influencia en cultivo, por ejemplo aguas con altos contenidos sulfurosos, con trazas de pesticidas, coliformes fecales o  que contengan sales de amonio o cobre naturalmente no son aptas para la explotación piscícola.

 

Por último, es importante el uso racional del recurso, el cuidar de no contaminarlo, la recolección, tratamiento y correcta disposición de las aguas de la acuicultura debe ser nuestro norte, por lo que el compromiso ambiental debe ser una de las premisas de nuestras explotaciones.

Si tienes alguna duda, escríbenos, estamos para atenderte, recuerda… ¡Siempre puedes confiar en nosotros!.

 

2 respuestas a “La inversión en la acuicultura «Agua»”

  1. Cris Cab dice:

    Hola,
    Interesante post.
    Consulta, tienen alguna calculadora con formualas para determinar la cantidad de agua requerida para un nuevo proyecto de cultivo de camaron con recirculación en tierra alta.
    Gracias, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.