Análisis del libro sobre alimentación de tilapia y camarón con productividad primaria como antecedente del biofloc, del Dr. Yoram Avimelech. Parte 1.

Publicado por el 28/01/2019. Categoría: Acuaponía, Alimento, Análisis de Investigaciones, Biofloc, Hidroponía, Manejo del Cultivo, Oxigeno, Rentabilidad

Continuamos con el análisis del libro Biofloc Technology – A practical Guide Book, escrito por el Dr. Yoram Avimelech. 

Si quieres leer el boletín de la semana pasada da clic aquí.

Resumen del primer boletín de esta serie.

Antiguamente, en los sistemas extensivos tradicionales de cultivos de tilapia y camarón, la alimentación de éstos organismos dependía básicamente de la producción de algas que aparecía de forma natural en los estanques.

Luego, cuando se fueron probando mayores densidades de cultivo, se presentaron dos problemas: una necesidad de adicionar fertilizantes para proveer los nutrientes que permitieran la supervivencia de una mayor cantidad de algas.

La solución fue adicionar fertilizantes inorgánicos sintéticos.

Después, habiendo solucionado el problema de la fertilización, se encontró que las algas muertas se estratificaban en la columna de agua y en el fondo del estanque, lo cual impedía que la luz solar ingresara hasta allí y se produjera oxígeno por fotosíntesis.

 

Demanda repentina de oxígeno que provocaba mortalidades del 100%

Siguiendo el hilo conductor del párrafo anterior, posteriormente aparecía una demanda abrupta de oxígeno provocaba mortalidades catastróficas en los organismos cultivados.

Esto se solucionó adicionando dispositivos que eliminaban esa formación de estratos.

Pero había otras variables a considerar.

La producción de oxígeno algal depende de la luz solar que esta presente solo en el día.

Las algas producen oxígeno durante el día y lo consumen durante la noche.

Los peces o camarones absorben oxígeno todo el día y la noche.

Las algas que no encuentran oxígeno durante la noche, porque ha sido absorbido por los peces, mueren y van al fondo del estanque.

Cada día millones de algas mueren y van a acumularse al fondo y en los estratos inferiores de la columna de agua.

La luz solar no llega hasta allí, pero aun así esa materia orgánica necesita con urgencia oxígeno para terminar su proceso de descomposición.

Al no encontrarlo, se empiezan a formar y acumular ciertos gases por procesos microbianos en ausencia del oxígeno.

Cuando esos gases rompen las capas de lodos del fondo del estanque irrumpen repentinamente, del fondo hacia arriba hasta salir a la superficie del estanque y llegar a la atmósfera.

Pero en el trayecto han generado suficiente turbulencia y junto ellos, también mucha materia orgánica en descomposición emerge a las capas o láminas superficiales de agua que se han formado por las razones que se explicaron antes.

Esto altera repentinamente el balance de disponibilidad de oxígeno. 

Esa materia que ha emergido repentinamente tiene la capacidad de consumir más oxígeno del que el frágil sistema algal puede generar.

Es aquí cuando las tilapias y los camarones mueren por falta de oxígeno. En grandes cantidades.

Mueren primero los peces más adelantados, pues demandan más oxígeno.

Generalmente quedan vivos solo los peces o camarones más pequeños, por el momento.

Pero estos también sufrirán porque habrá una producción repentina de formas amoniacales en concentraciones letales para los organismos pequeños que han quedado, frágiles por ser  los más pequeños y por la falta de oxígeno.

 

¿Qué hacieron los cultivadores tradicionales de tilapia y camarón para evitar este problema?

Movilizar constantemente las columnas de agua para evitar una acumulación excesiva de algas muertas sin metabolizar en el fondo del estanque y también evitar que formaran láminas en la columna de agua.

Esto permitió terminar, exitosamente los ciclos de cultivo y cosecha, sorteando aquellas demandas abruptas de oxígeno.

Pero, resulta que las algas y otros compuestos orgánicos sin metabolizar que quedaban en el fondo del estanque al final de cada ciclo de cultivo, todavía habrían de tomarse en cuenta. 

Daban precisamente el mismo problema en las primeras semanas del ciclo siguiente cuando, por tratar de hacer más ciclos de cultivo por año, los granjeros sembraban los nuevos organismos casi inmediatamente después de la cosecha anterior.

Dicho en palabras coloquiales, el estanque tenía una deuda acumulada de oxígeno del ciclo anterior, que era cobrada sin misericordia a los peces o camarones del siguiente ciclo, en la primera oportunidad.

 

 

Para solucionar estas mortalidades tempranas, que obviamente generaban muchas pérdidas a los granjeros, la investigación recomendó dar suficiente tiempo de secado, remoción y exposición al oxígeno atmosférico de los lodos del estanque del ciclo anterior. Los expertos le dicen oxidación de lodos.

¡Eso mismo, por estas razones, es lo debes hacer tu también si estas cultivando en sistemas extensivos!

Quizá estarás pensando ahora mismo qué relación tiene todo esto que te acabo de contar con los sistemas Biofloc.

Déjame decirte que mucha relación.

De hecho es la base conceptual sobre la que descansan los sistemas actuales de biofloc donde se ha pasado de gestionar las algas a gestionar las bacterias.

Y precisamente, en el próximo boletín te haré una comparación de las características de ambos sistemas de cultivo de peces: el basado en algas y el basado en bacterias. 

Esa comparación nos introducirá un poco más en el tema de los bioflóculos en suspensión para cultivo de peces.

¡No te lo pierdas!

Si tienes alguna duda escríbela aquí abajo en la sección de comentarios.

Por favor comparte este boletín en tus redes sociales.

Cordial saludo,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.