Alimentación de tilapia y camarón en BIOFLOC. Inicios Parte No. 2.

Publicado por el 4/02/2019. Categoría: Alimento, Análisis de Investigaciones, Biofloc, Manejo del Cultivo, Oxigeno, Rentabilidad

Continuamos con el análisis del libro Biofloc Technology – A practical Guide Book escrito por el Dr. Yoram Avimelech. 

Créditos

La investigación que originó este pequeño pero valioso libro fue publicada en las páginas 19-21 de la versión impresa en la revista oficial que World Aquaculture Society editó en el año 2003.

El autor es el Dr. Avimelech, una autoridad mundial en investigación y desarrollo de los sistemas biofloc para tilapia (Oreochromis niloticus) y camarón del pacífico (Litopeneaus vannamei).

Es profesor emérito en la facultad de ingeniería civil y medioambiental en el Instituto Tecnológico Technion, en Haifa, Israel.

Bien, hechos los créditos, debemos continuar.

 

Recordatorio para quienes se han perdido los primeros dos boletines de esta serie

Basado en esta investigación he dicho un número considerable de aspectos vitales desde el artículo de presentación de esta serie y en la Parte No. 1 del análisis publicado la semana pasada.

Pero una de las más importantes es que en condiciones óptimas de iluminación solar y actividad algal, la productividad primaria logra generar como máximo 4 gramos de carbono por metro cuadrado de agua de cultivo por día.

Como puedes notar, estos datos se refieren a sistemas tradicionales extensivos de cultivo de tilapia y camarón.

Pero su determinación en estos sistemas fue la piedra fundamental para la evolución hacia los actuales sistemas intensivos con biofloc.

 

4 gramos de carbono por metro cuadrado por día

Los cuatro gramos de carbono son equivalentes a decir biomasa compuesta exclusivamente por algas desarrollándose dentro del estanque.

Aunque en la misma investigación el Dr. Avimelech cita a otros científicos que reportaron producciones de hasta 10 gramos de carbono por metro cuadrado por día, los valores normales rondan los 4.

Cuando los granjeros vieron que podían aumentar la densidad de siembra, descubrieron otros problemas, como el aumento de la demanda de oxígeno y la toxicidad por amoniaco.

La aireación suplementaria alivió estos problemas.

Acto seguido los granjeros decidieron que, para seguir aumentando la densidad de siembra podían complementar la productividad primaria con alimento balanceado comercial.

Esta incorporación de alimento balanceado permitió engordar más tilapias o camarones por metro cuadrado, pero grande fue la sorpresa que se llevaron al descubrir que, con algunas horas con el cielo nublado, la población de organismos colapsaba.

Esto requirió más aireación suplementaria y solucionó otra vez el problema, por el momento.

Hasta este momento podemos imaginar granjeros más tecnificados, sembrando densidades mayores y complementando la alimentación con productividad primaria con alimento balanceado.

Aun así, estos granjeros continuaban dependiendo de la capacidad expresada por la biomasa algal para reducir el amoniaco tóxico a especies químicas inocuas para los organismos cultivados.

Las algas ayudan a aliviar este problema porque absorben el nitrógeno del agua para integrarlo a su actividad metabólica para producir glucosa entre otros compuestos.

Una vez dentro de las algas, el nitrógeno se sintetiza para producir glucosa, y una proteína que es esencial para que el ciclo de vida de las algas se repita una y otra vez.

 

Solo se puede absorber 0.66 g de nitrógeno por día

Ahora, ese nitrógeno llega a constituir 1/6 del carbono de las células de las algas. Este dato revela otro hito que más adelante dio paso a los sistemas biofloc por lo siguiente.

En base a este valor de 1/6 se determinó que el potencial de captación de amoniaco en un estanque con productividad primaria que produce normalmente 4 gramos de carbono por metro cuadrado por día es de 0.66 gramos de nitrógeno amoniacal por día.

¿Y cómo aterrizamos todo este razonamiento para que sirva en la vida real?

Bueno, el Dr. Avimelech como todo buen profesor, utilizó un ejemplo que transcribo a continuación:

Un estanque que contiene 10 toneladas por hectareas de pescado por hectarea, y que se alimenta con 40% de proteína a un ritmo de 2% de la biomasa por día, obtiene 1.24 gramos de nitrógeno por metro cuadrado por día.

Y de ese nitrógeno aproximadamente el 75%, o 0.93 gramos por metro cuadrado van a dar al agua del cultivo.

Por lo tanto, en un estanque como el de este ejemplo, las algas en condiciones óptimas pueden absorber 0.66 gramos de nitrógeno pero la actividad metabólica de los peces libera 0.75 gramos. Ante lo cual el sistema basado en el control del nitrógeno por las algas ya no era eficaz.

 

 

 

Del control algal al control bacteriano

Las algas pueden servir como amortiguadores en sistemas con menos biomasa como la citada en este ejemplo, con la advertencia que se necesita luz solar óptima permanentemente.

Pero tan solo con uno o dos días nublados, lo que es muy común en las regiones tropicales del mundo, el cultivo colapsa en pocas horas porque la productividad primaria disminuye y la concentración amoniacal aumenta.

Como un nuevo paliativo, cuando se presentaban estos días nublados, los granjeros aconsejados por los investigadores colocaron más aireadores.

Estos aireadores no solo aportaron el oxígeno para paliar la emergencia sino también provocaron remoción de los sustratos del fondo y la columna de agua.

Esta condición de buena oxigenación, remoción y no recambio de agua provocó las condiciones óptimas para el aparecimiento de bacterias aeróbicas cuyo estudio profundizaremos en el próximo boletín.

 

Tabla de comparación de sistemas basados en algas y en bacterias

A continuación te dejo un link para que descargues una tabla de comparación de sistemas acuícolas donde las variables críticas son controlados por algas, y por bacterias.

Esta tabla esta en formato PDF y la elaboré especialmente para tí en base al libro del Dr. Avimelech.

Descárgala AQUÍ y estúdiala.

Hasta este momento ya has leído tres boletínes técnicos sobre esta temática.

Puedo decirte que esto es equivalente a un curso corto sobre las bases histórico-técnicas que dieron origen a los sistemas de cultivo con bioflic en tilapia y camarón del pacífico.

Nos esperan varios boletines más, espero que no te pierdas ninguno.

Si tienes una pregunta o comentario escríbelo en la sección de comentarios abajo.

Por favor comparte este boletín en tus redes sociales y por e-mail.

¡Hasta el próximo!

Una respuesta a “Alimentación de tilapia y camarón en BIOFLOC. Inicios Parte No. 2”

  1. Jairo quintero r dice:

    Buenas tardes. Sera q alos eruditos del tema biofloc como el señor yoram. No le cuesta la energia con la cual debe mover el sistema de oxigenacion. Como son blower o splash o sistemas de inyeccion de O 2 puro q son tan costosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.